HAZTE SOCIO

Si quieres hacerte socio , rellena el formulario de contacto, son cuatro euros al mes




21 jul. 2010

La libertad de voto del PSC pone en jaque a la "fiesta"



 Toman esta decisión ante la división interna en el partido

19 Julio 10 - Barcelona - S. Doménech

 El domingo la Monumental presentaba tres cuartos de entrada para ver la que fue la última corrida antes de que el Parlament vote la prohibición de la Fiesta en Cataluña. Una pancarta, seguida de un gran aplauso desde los tendidos, sirvió para que los presentes pudieran defender la continuidad de las corridas de toros en una tarde en que Manzanares dio una lección de inspiración.



Pero las cosas no pintan bien para los amantes del toreo en Cataluña a escasos nueve días de que los diputados voten en la cámara la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) promovida por los animalistas cuyo único objetivo es prohibir las corridas de toros.


Pesimismo


El PSC confirmó ayer que finalmente dará libertad de voto a sus diputados. Lo cierto es que en el seno del partido hay opiniones para todos los gustos. El diputado David Pérez es un férreo defensor de la Fiesta y casi ha hecho lo imposible para intentar que en Cataluña ir a los toros siga siendo un ejercicio de libertad. Pero en el partido también hay animalistas convencidos, y otros diputados ajenos a este debate. Además, muchas veces se hace un binomio entre protaurino y españolista, que a escasos meses de las elecciones y con los ánimos templados por la sentencia del Estatut el PSC intenta rehuir. El resultado no es otro que una situación pesimista para la continuidad de la Fiesta.


La aritmética parlamentaria juega en contra del arte del toreo. ERC (21 diputados) e ICV (12) se oponen a las corridas de toros, pese a que defienden los «correbous», muy arraigados en el sur de Cataluña y donde los republicanos tienen un granero de votos. Los 14 diputados del PP y los tres de C’s votarán contra la ILP abolicionista. El PSC tiene 37 diputados, divididos como hemos dicho, y CiU, con 48 diputados, desde el principio dio libertad de voto, pero ya introdujo una enmienda técnica para que la abolición se aplique a partir del 1 de enero del año 2012. En el periodo de enmiendas, los socialistas plantearon aprobar un «reglamento taurino catalán», que garantice que el toro reciba un trato digno.


Ante este panorama, el PP volvió a defender ayer la Fiesta. «El PP dice y dirá siempre sí a los toros y a los “correbous”», aseguró el diputado Rafa Luna, que censuró que CiU quiera que se vote el mismo día la prohibición de las corridas y la ley de los correbous «para cubrirse sus vergüenzas, para cubrir la vergüenza que les hace que, por culpa de sus prejuicios identitarios, pasen a la historia de Cataluña como los que acabaron con una tradición tan catalana como los toros».

No hay comentarios:

Publicar un comentario