HAZTE SOCIO

Si quieres hacerte socio , rellena el formulario de contacto, son cuatro euros al mes




7 may. 2009

Nacen en cautividad águilas perdiceras sin necesidad de inseminación artificial



EFE

Madrid.- Los biólogos y expertos del hospital de fauna de Majadahonda han conseguido, por primera vez en el mundo, criar en cautividad cuatro pollos de águila perdicera sin recurrir a métodos de inseminación artificial.
ampliar foto
(EFE)



El proyecto que se enmarca dentro del programa para la recuperación de esta especie en peligro de extinción y que lleva a cabo la ONG Grefa, vivirá un nuevo episodio hoy, cuando está previsto nazca el último de los ejemplares.

Los padres de las criaturas son dos ejemplares de águila perdicera ya adultos que hace unos diez años fueron donados por la Junta de Andalucía.

Estos ejemplares, como otros que han llegado al centro de fauna, se han sometido a un proceso largo de hasta 5 años que implica juntar a las parejas, lograr su fertilidad y finalmente conseguir que la puesta de huevos culmine con éxito, según explican desde Grefa.

La pareja de águila perdicera ha hecho este año dos puestas, la primera de ellas dio como resultado el nacimiento de tres pollos, algo poco usual, de los cuales sobrevivieron dos, mientras que la segunda ha traído al mundo un pollo, y el que nacerá en las próximas horas, ha detallado el presidente de la ONG, Ernesto Álvarez.

Para este proceso se ha utilizado además una técnica pionera en el mundo denominada "incubación por contacto" por la cual los huevos no sólo son incubados, sino que además se les mantiene en contacto con un material que ejerce sobre ellos la misma presión que podría ejercer la pareja de adultos mientras los incuba.

En los primeros días desde la puesta del huevo, éstos fueron sometidos a una temperatura de 39 grados centígrados y después se les trasladó a una incubadora con menor temperatura hasta completar su periodo de incubación de 38 días.

Todas estas actuaciones se enmarcan dentro de un programa específico para la recuperación del águila perdicera, una especie rapaz en peligro de extinción, cuya presencia ha disminuido en la Comunidad Madrid, donde hoy solo hay dos parejas.

El gobierno regional financia este proyecto, por el cual en los últimos años se han ido recopilando ejemplares, algunos de ellos con lesiones, procedentes de distintas comunidades autónomas como Andalucía, Castilla-La Macha, Extremadura y Valencia.

La cría de esta especie permitirá que en un futuro la región cuente con un plantel reproductor que permita reintroducir al águila perdicera en su hábitat natural, ha detallado la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño, que hoy ha ido a conocer a las crías.

El águila perdicera se reintroducirá en la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) situada en el suroeste de Madrid, como parte de las medidas compensatorias del entorno de la carretera M-501.

Los pollos nacidos en los últimos meses y días se criarán en el centro de Grefa, y en 4 años se liberarán, después de un estudio de viabilidad que se llevará a cabo en las cuencas de los ríos Alberche y Cofio, ha adelantado Mariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario