HAZTE SOCIO

Si quieres hacerte socio , rellena el formulario de contacto, son cuatro euros al mes




18 ago. 2009

Suelta clandestina de patos en Mallorca



Can Picafort celebra una fiesta similar a la de Port de Sagunt en la que algunos burlan la prohibición de soltar aves


01:55



Un gran número de bañistas en la fiesta de Can Picafort. Un joven captura uno de los patos vivos que fueron lanzados de manera ilegal. guillem bosch



J.V.P. /P. CÓRCOLES VALENCIA/PALMA ?
La tradicional fiesta de la suelta de patos de Can Picafort, en Mallorca, se celebró el sábado a mediodía en el mollet dels inqueros, junto al hotel Mar y Paz. Acudió una gran multitud. Había varios centenares de nadadores y en la costa se agolpaban más de 2.000 espectadores.
El mismo día, como ya publicó Levante-EMV, en Port de Sagunt los vecinos participaban en su particular suelta de patos. Ambas poblaciones comparten esta fiesta, y también la restricción de las autoridades de lanzar al agua a los animales. Hace dos meses representantes de peñas del Port de Sagunt realizaron un viaje a Can Picafort, para reunirse con los organizadores baleares.
La intención de este encuentro era conocer la fórmula que utilizan en la localidad balear para eludir esta prohibición, que consiste en la suelta de patos clandestina por parte de personas enmascaradas. En Can Picafort ya se lleva usando este método desde hace dos veranos. En Port de Sagunt no hubo finalmente una acción de este tipo, sino que las peñas repartieron las aves en la lonja y animaron a que fueran lanzadas al agua. Así, las peñas eludían hacer la suelta, aunque la idea no tuvo éxito, ya que la mayoría de la gente que acudió a recoger un pato se lo llevó a casa. Al final tan sólo alguno se atrevió a lanzar el pato al agua.

Suelta ilegal en Can Picafort
Muchos vecinos de Can Picafort se niegan a aceptar la prohibición de soltar patos vivos en el acto central de sus fiestas patronales. El sábado hubo quien de nuevo soltó animales entre la multitud que capturaba patos de goma.
Fueron una docena de ánades que "surgieron" entre la masa de gente.
Supuestamente se transportaron con alguna de las barcas que se encontraban en el cerco exterior del lugar donde se produjo la suelta. Estas barcas no forman parte de la organización. Sin embargo, al igual que si de Fuenteovejuna se tratase, nadie en Can Picafort soltó prenda sobre quién se saltó la prohibición.
La Guardia Civil identificó a alguno de los jóvenes que habían logrado capturar algunos de los animales. La Policía Local, por su parte informó al alcalde de la población, Martí Àngel Torres, de que se habían soltado una docena de patos entre la masa de nadadores "ignorando su procedencia" indicó el Torres. La organización oficial de la fiesta arrojó al agua 2.000 patos de goma. Siete barcas, convenientemente adornadas con guirnaldas de papel, se encargaron de lanzar los juguetes.

Celebración de los sorteos
Cada pato capturado permitía participar luego en un sorteo de premios. Los juguetes llevaban un número en su parte inferior que si coincidía con alguno de los agraciados reportaba regalos. La rifa tuvo lugar sobre las 13 horas en el mismo lugar.
Cuatro chicas se encargaban de extraer los números de varios bombos.Los cuatro primeros premios constaron de un viaje a Port Aventura, otro a Menorca, otro a Ibiza y una bicicleta. En Port de Sagunt el ayuntamiento y las peñas han empezado a sustituir la suelta de patos por pelotas de goma que contienen vales canjeables por premios, como ordenadores portátiles o televisores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario