HAZTE SOCIO

Si quieres hacerte socio , rellena el formulario de contacto, son cuatro euros al mes




3 abr. 2009

El AYUNTAMIENTO DE DONOSTI DEBE DE INDEMNIZAR AL ANTIGUO GESTOR DE LA PLAZA DE TOROS CON 21 MILLONES DE EUROS

Lázaro Echegaray
España [ 02/04/2009 ]
EL FUTURO DE LOS TOROS EN SAN SEBASTIAN

La noticia llegaba a los medios aproximadamente a principios de semana: ninguna empresa se había presentado al concurso para gestionar la plaza de toros de Illumbe, en San Sebastián. Más o menos se esperaba que casi ninguna empresa se presentara. Lo que no era tan normal era que no lo hiciera la propia Casa Chopera, que se ha encargado de la gestión del coso desde su construcción y que tenía una concesión de explotación de muchos, muchísimos años. Sin embargo, cabe plantearse a quién se le va a ocurrir presentarse a un concurso cuando en caso de quedar éste desierto el ayuntamiento ha de indemnizar al antiguo gestor con la friolera de 21 millones de euros. Vamos, que licitar, aún a sabiendas de que ese concurso se va a ganar porque nadie se va a presentar, es una temeridad. Así que cuando ha terminado el plazo de presentaciones el ayuntamiento de San Sebastián se ha dado cuenta de que no había ninguna oferta ¿Y cómo la iba a haber? ¿Hay alguien que esté dispuesto a poner la cantidad de millones de euros que exige ahora el pliego de la plaza?

No obstante hay que añadir que todos millones que el proyecto exige no quedan destinados únicamente a gestionar la plaza de toros sino todo el complejo de Illumbe. Esto es: toros, cine, bajos comerciales y parking. Así el proyecto tiene otro color. Ya no es un proyecto taurino sino un proyecto de explotación de actividades de ocio. Total que montando un buen equipo, con gente que de todas esas cosas sepa, alguien se lo podía plantear.

Pero las crisis, ay la crisis, impide que nadie desembarque en ese proyecto. Según dice Pablo Chopera (no es que la Casa Chopera haya dado demasiada información al respecto, pero alguna ha llegado a algunos medios), el dinero tiene hoy miedo y los bancos no se arriesgan a jugar con tales cantidades de capital (no es literal).

Sea como sea, todo parece indicar que la pelota está en el tejado de las oficinas de Illumbe. La situación es la siguiente: el ayuntamiento tiene que darle a la familia Chopera 21 millones de euros que no tiene. El ayuntamiento se queda con un inmueble que no sabe como gestionar, ni qué hacer con él. La familia Chopera ha manejado el inmueble desde que se construyó. Todo parece indicar que el llegar a un acuerdo beneficioso para ambos, para ayuntamiento y empresario, es relativamente fácil. La empresa firma otro contrato de explotación por muchos años y no cobra la deuda que el ayuntamiento tiene con ella, incluso podría obligar al consistorio a hacerse cargo de otros gastos, como el famoso y absurdo ascensor, por ejemplo. El ayuntamiento termina quitándose de encima un problema y a Chopera le debe una. Todo esto son sólo elucubraciones, nada concreto ni conocido. Pero así, con la información que hay y visto el panorama, parece lo más factible.

La Casa Chopera envió ayer, miércoles 1 de abril, un comunicado a los medios en el que indica que de una manera u otra, habrá toros en Semana Grande. La gente se pregunta si las corridas estarán ya reseñadas en el campo y los más curiosos quieren saber incluso desde cuándo. Y es que todo esto ha sido un poco absurdo. Porque si todo sigue la línea que debe de seguir, en realidad aquí no ha pasado nada sino que se ha estado mareando una perdiz para que al final ésta vuelva a su encina. Y en esas se ha creado el revuelo público, la alerta y la crítica. Y otra vez el mundo del toro como telón de fondo de fraudulencias y corrupciones. Vaya, que nos lo podíamos haber ahorrado.

Lo más desternillante ha sido ver el comunicado de los ecologistas que consideran una frivolidad preocuparse por la feria taurina, con la que está cayendo, dicen. Tanta militancia para no darse cuenta de que el toro es ecología, en estado puro. Pero de dónde no hay…

No hay comentarios:

Publicar un comentario